Beber y apostar: Diversión con limites

Para muchos la diversión es sinónimo de bebidas embriagantes, amigos, aventuras, espectáculos, comida y juego. Y a pesar que en los centros de entretenimiento y apuestas estas combinaciones están presentes desde hace muchos años; ya que beber relaja a los jugadores y los hace entrar en un ambiente festivo donde los retos parecen alcanzables y apostar es solo un juego; se debe buscar la diversión con limites sanos.

En la actualidad los casinos y la industria del entretenimiento trabajan en complicidad con las autoridades de salud pública para ofrecer a los visitantes grandes ofertas de diversión y esparcimiento donde prevalezca la política del juego responsable, que desaliente los límites de embriaguez extrema y las perdidas poco calculables; al tiempo que le permite al visitante disfrutar de la experiencia, llegando a estados de satisfacción, ganancia y aventura.

Las bebidas alcohólicas y las apuestas

En la mayoría de los casinos físicos se brindan tragos de cortesía y se ofrecen diferentes promociones en las bebidas, lo que hace atractivo el lugar, aumentando la afluencia de jugadores. Y a pesar de que los cocteles son los preferidos en los casinos, también existe una amplia carta de licores y bebidas refrescantes que harán de la estadía una experiencia gratificante.

El Vesper Martini, es un trago con ginebra y vodka, que el agente OO7 convirtió en un icono de los juegos de póker, blackjack y baccarat en la película Casino Royal. Mientras que el coctel Casino, con sabor agridulce creado por un barman en los años 30, se convirtió en un clásico para los jugadores de cartas, ruleta y dados.

En juegos como las tragamonedas y los dados que llevan impreso un toque de jovialidad, inmediatez y diversión; la cerveza y el coctel margarita hacen una entrada triunfal para inyectarle adrenalina a cada una de las jugadas de la noche. De igual manera el refrescante mojito cubano es un trago perfecto para beber junto con el blackjack y las máquinas tragamonedas.

Apostar en grande en una mesa de cartas viene bien con un buen whisky o un gin-tonic, ya que se tienen que tomar decisiones acertadas, hacer cálculos y demostrar las habilidades en cada parte del juego.

Apostar y beber al mismo tiempo

Las apuestas y las bebidas se coquetean desde hace miles de años, dándole la oportunidad a los jugadores de divertirse, al tiempo que se propicia la opción de ganar grandes sumas de dinero. Sin embargo, en la actualidad la industria del entretenimiento ha tratado de descentralizar las zonas de juego por medio de plataformas en línea que permiten apostar desde la comodidad de su lugar preferido. Pero también han lanzado al mercado juegos portables donde se combina las apuestas y las bebidas alcohólicas con responsabilidad.

En el mercado existen juegos de casino como la ruleta, los dados y las cartas que se presentan como juegos de mesa para compartir con amigos y familiares en cualquier ambiente. Sin embargo, para los más arriesgados y festivos se han diseñado versiones portables de ruleta y otros juegos, que tienen incluidas copas de licor en cada uno de los puestos, de tal forma que al perder una apuesta el pago corresponda a tomarse el licor y perder la sobriedad.

Beber y apostar son situaciones que se deben mantener en la raya de la responsabilidad, ya que cuando se pasa de copas es probable que se pierda la conciencia y se realicen apuestas y actos que se pueden lamentar después. Por eso las casas de juego y los entes estatales buscan preservar la salud pública, el bienestar social y la calidad de vida, invitando a los amantes de los juegos de azar a divertirse, beber, apostar y jugar con limites.