Curiosidades del casino que te mantienen atrapado

Desde la antigüedad, el ser humano es atraído por los juegos de azar y las apuestas, el hecho de sentir las emociones tan grandes y variadas que se generan frente a esta actividad, desencadena no sólo en el organismo sino también en la mente de sus visitantes, procesos físicos, químicos y psíquicos que lo harán buscar repetir la experiencia.  Los casinos han creado una cantidad de artilugios curiosos para, de esta manera, mantener atrapados a sus usuarios.

¿Habrás notado que la arquitectura de los casinos por lo general tiene forma de laberinto? Esto tiene como objetivo que te pierdas al intentar salir y en el recorrido encuentres una nueva fuente de entretenimiento que, por lo general, es guiada por los tapetes instalados en el lugar.

Con la misma intensión, los baños en los casinos están ubicados en lo más profundo de las instalaciones; no sólo encontrarás nuevos y muy llamativos juegos, sino que jamás te toparás con la salida.

Las luces están diseñadas para crear una atmosfera acogedora, tranquila y agradable el lugar de donde no se quiere salir.

El casino es un lugar donde el tiempo se detiene.  La ausencia de relojes y ventanas hace que, en lo acogedor del lugar, el tiempo no transcurra.

Los mejores juegos del casino le permiten a los jugadores ganar y cobrar cantidades pequeñas en lapsos cortos de tiempo, manteniendo la emoción y la adrenalina del jugador en el nivel más óptimo, así mantiene vivo el deseo de jugar y de ganar constantemente, sin darse cuenta de que está perdiendo dinero.

Muchas de las máquinas tragamonedas muestran luces y hacen sonidos que simulan que el jugador está ganando la partida, lo que mantiene a sus vecinos de juego, pensando en que se están entregando premios y que pronto la suerte llegará a su máquina.

Los jugadores profesionales tienen preferencia por las mesas llenas. La razón es que cuando hay más personas, el juego se torna lento y esto significa mayor tiempo para pensar las jugadas, por lo tanto, mayores posibilidades de ganar la partida.

Los casinos son lugares creados para ofrecer confort, tranquilidad, expectativa, emoción y la esperanza de recibir un guiño de la suerte y obtener un gran premio que brinde estabilidad y tranquilidad económica.  Un casino encierra muchas curiosidades en sus lujosos y confortables salones, donde se puede disfrutar de una excepcional e inolvidable velada.