El Coaching como protagonista en los juegos de azar.

El Coaching es un término bastante nuevo que propone resolver problemas con el fin de alcanzar objetivos, sin embargo, su significado etimológico se puede resumir en el entrenamiento que una persona recibe de un coach con el fin de pasar de un estado actual a otro deseado, aplicando un método que tiene en cuenta los objetivos, la realidad y las opciones, con el fin de crear un plan de acción que se integra con la toma de conciencia, la auto creencia y las responsabilidades. Por todo esto no es extraño que los jugadores de póker profesional tengan en cuenta el coaching como protagonista en los juegos de azar.

Ventajas del Coaching en los juegos de azar

Los jugadores profesionales de los juegos de azar se preparan cada día en una forma integral, por eso buscan diferentes disciplinas que no solo les ayude a perfeccionar su juego y ganar grandes botes de dinero, también están en constante búsqueda de técnicas que los fortalezca mental y emocionalmente.

El coaching se ha convertido en una valiosa herramienta para los jugadores profesionales, ya que el coach a través de una escucha activa, preguntas asertivas y diferentes técnicas, enfrenta al jugador con la realidad, abriendo el camino hacia el empoderamiento, la profundización del conocimiento, la seguridad emocional y el mejoramiento del rendimiento, llegando a conseguir con mayor facilidad lo que se propone.

El coaching busca que el individuo sea cociente de su propio poder interior y lo aplique a cualquier cosa que desee hacer, sin embargo, una técnica por sí sola no consigue buenos resultados, por eso una premisa de esta disciplina consiste en saber hacer o practicar. Algunas de las habilidades que un jugador puede aplicar a los juegos de azar, son:

La observación, la escucha y el silencio aumentan la capacidad de recibir y procesar información, de tal forma que se intuya los movimientos, expresiones y conductas de los demás jugadores, para actuar en forma asertiva, teniendo presente un plan de acción que convierta el juego en el ganador o indique cual es el momento adecuado para abandonar la mesa de juego con elegancia.

Trabajar en la postura, el lenguaje corporal, las señas y gestos son indispensables en diversos juegos de azar como el póker, el baccarat, el Uno o el blackjack, donde una sola mirada puede generar señales dispersas que pueden cambiar la dirección del juego, por eso el coaching fortalece el manejo de emociones y el reconocimiento de ellas en los demás.

El coach tiene la tarea de entrenar, reforzar, validar y acompañar al individuo en el proceso de reconocimiento interior y el perfeccionamiento de técnicas, pero en algunos casos también es necesario orientar y reformular tareas, ya que el coaching busca las respuestas en el propio individuo, logrando canalizar los temores, de tal forma que se conviertan en fortalezas que logren conformar un equipo donde  tanto el jugador como el coaching sean protagonistas en  los juegos de azar y en cada una de las situaciones de la vida.