Los casinos chilenos contribuyen a la economía del país

Desde el año 2005 cuando en Chile se creó la Superintendencia  de Casinos de Juego SCJ, donde se aprobó la ley para otorgar licencias a los casinos físicos con miras a atraer la atención de turistas a esta región, se ha venido desarrollando una industria del juego y el azar muy prospera, que anualmente genera millonarias sumas de dinero que a través de los impuestos contribuye a acrecentar las arcas fiscales, que representan en todo caso grandes beneficios para los gobiernos tanto municipales como regionales.

Sin embargo, la situación de los casinos online en Chile aún no es muy clara, ya que no existe hasta el momento una regulación precisa que otorgue licencias y ejerza un control estatal; a pesar de que los ciudadanos chilenos pueden acceder a muchas plataformas de casinos online extranjeras sin ningún problema.

¿Cómo benefician los casinos chilenos al gobierno?

Los casinos chilenos legalmente constituidos son alrededor de 18 casinos en funcionamiento a lo largo del país, bajo la autorización de la ley nacional y otros que se encuentran cobijados por la concesión municipal como en Arica, Coquimbo, Iquique, Pucón, Puerto Varas y Viña del Mar. Además, desde el año 2016 se decretó la ilegalidad de las máquinas tragamonedas que estuvieran por fuera de los casinos, pero no se establecieron políticas fuertes de fiscalización, lo que muchos alcaldes aprovecharon para autorizar patentes comerciales que les permitieran obtener más recursos en cada municipio.

Las operaciones de los casinos en chile benefician al gobierno central, los municipios y a la comunidad en general, a través de la generación de fuentes de empleo, opciones de diversión, turismo y sobre todo con los impuestos que genera el sector. En Chile existe una tributación múltiple, ya que existe un impuesto que corresponde a la entrada al casino y otro impuesto sobre las ganancias brutas, cuya dinámica representa grandes sumas de dinero, veamos:

  • El impuesto a la entrada a los establecimientos de los casinos fiscos con licencia otorgada por la SCJ corresponde al 0.07 de una unidad de medida llamada: Unidad tributaria Mensual UTM; que es establecida por el gobierno nacional y se actualiza cada mes teniendo en cuenta el índice del precio al consumidor.
  • El impuesto a las ganancias brutas o Impuesto al valor agregado IVA para los casinos chilenos está reglamentado en el 19% y se aplica sobre las ganancias brutas mensuales. Pero fuera del IVA el dueño del casino tiene la obligación de cancelar un impuesto del 20% sobre las ganancias netas después de descontar el impuesto al valor agregado y los pagos provisionales.

Los casinos chilenos contribuyen con la economía del país con millonarias sumas de dinero que se desprenden de los impuestos que genera esta creciente industria apoyada principalmente por el turismo en zonas como Viña del Mar, donde es más notable el número de visitas en el año. La distribución de los impuestos para el gobierno corresponde al 43 % que engrosa las arcas del gobierno regional y municipal, mientras que el 57% se destina al patrimonio nacional.