Maquinas Tragamonedas

Las máquinas tragamonedas evolucionan continuamente con tecnologías más avanzadas y diseños visuales totalmente mejorados, sin embargo, sus características básicas no dejan de ser las mismas. Hace falta conocer su funcionamiento, la forma cómo ganas, los símbolos que utilizan y la mecánica detrás de ellas, de este modo la experiencia y las probabilidades de ganar cambiarán.

Es muy fácil comenzar a jugar en las máquinas tragamonedas. En la pantalla se observa un panel de apuestas donde se puede elegir, con facilidad, la apuesta que se desea hacer, en algunas se apuesta con la moneda local, en otras se puede jugar con fichas que proporciona el casino, también pueden aceptar bonos o tickets, la máquina genera un acumulado en puntos según la cantidad de dinero apostado; entonces, se puede elegir los puntos que se desea apostar en cada línea. Habiendo elegido la apuesta, se procede a encontrar un botón grande, generalmente ubicado al alcance de la mano, al dar clic en él, los rodillos de la máquina giran automáticamente.

En su mayoría, éstas cuentan con símbolos, de tres a cinco rodillos y líneas de pago. Indiferente de la máquina en la que se juega, en ella se encuentra una tabla de pagos que indica cuánto paga cada símbolo, al igual que la línea de pago. Al obtener una cantidad de símbolos en una fila, se recibe un premio.

Por lo general, las máquinas tragamonedas coinciden en los tipos de símbolos: estándar, dispersión, bonificación y los símbolos de comodín.

Los símbolos estándar generan ganancias al aparecer una cierta cantidad de veces en una línea de pago activa. Algunos de estos símbolos tienen un valor bajo y dos o tres un valor más alto. Al obtener mayor cantidad de símbolos en una línea de pago, la ganancia será mayor.

Los símbolos de dispersión, no tiene que aparecer en una línea de pago, pero, cuando aparece cierta cantidad, se activa un juego especial. Por lo general giros gratis o un premio con especificaciones especiales, como multiplicar ganancias.

Los símbolos de bonificación son los más esperados. Cuando aparecen tres de ellos en una línea de pago, se activa la bonificación, generando un juego de entretenimiento que esconde grandes premios.

Los símbolos de comodín por su parte, suelen completar líneas de juego, reemplazando símbolos estándar; hay diferentes tipos de comodín: multiplicadores, de expansión y caminantes.

La frecuencia con que se acierta es la que determina la victoria. La frecuencia de aciertos es la probabilidad de logar un resultado ganador, cada tragamonedas tiene una posibilidad de suceder diferente. El RTP o “retorno al jugador” es el valor que recibe el jugador a largo plazo. Está basado en la frecuencia de aciertos y en cuánta ganancia recibe por ese acierto. El RTP en promedio es del 90 al 97% de premio por cada apuesta.

Volatilidad es el nombre que recibe el riesgo que tiene la máquina tragamonedas de generar ganancias: una maquina con alto riesgo, significa que ofrece muy altas ganancias, pero los aciertos no ocurren con mucha frecuencia. Por el contrario, la máquina tragamonedas con riesgo bajo, indica que las ganancias no son tan altas, pero ocurren con mayor frecuencia.