Problemas relacionados con jugar juegos de azar de forma indebida

Los desórdenes asociados con los juegos de azar son más frecuentes de lo que se piensa, las formas más comunes con que se denomina el abuso de los juegos de azar son: problema de juego, juego patológico y juego compulsivo.

En general el término “juego compulsivo” es muy conocido entre el público. Es el término que usa “JUGADORES ANÓNIMOS”, y  no es la forma correcta de referirse a esta inclinación, porque no es un trastorno compulsivo.

El juego patológico es la práctica indebida que se caracteriza por ser repetitivo y persistente y que presenta algunas características:

  • Apuestan cada vez mayores cantidades para alcanzar el nivel de exaltación deseado.
  • El juego es un escape de problemáticas personales o familiares.
  • Disminuye estados de depresión, ansiedad o culpa.
  • Mienten en su entorno familiar y social para ocultar su necesidad de jugar y apostar.
  • Se embeben en el juego.
  • Intentan sin lograrlo, controlar su impulso de jugar.
  • Cuando pierden en las apuestas, continúan jugando para recuperar lo perdido.
  • No tienen reparo en cometer delitos para financiar su adicción.
  • Arriesgan y no les importa perder una relación importante o un trabajo por culpa del juego.
  • Utilizan a personas allegadas para obtener el dinero que alivie sus deudas de juego.

“problema de juego” es usado más comúnmente, describe y concuerda con la gravedad del problema que puede ser leve o muy grande. No es necesario perder todo para buscar y obtener ayuda. Este término es en realidad amplio y encierra en él, el significado correcto a que se refiere. Se utiliza para describir comportamientos dañinos relacionados con los juegos de azar. El “problema de juego” encierra el juego patológico y el compulsivo, pero no se limita a éstos. Puede considerarse como el termino más fuerte y eficaz, ya que no califica ni denigra a la persona, como si lo hacen los términos “patológico” y ”compulsivo”.

Es importante el término que se utiliza para describir a las personas afectadas por esta problemática, ya que el comportamiento (jugar de manera indebida o problemática) es el asunto en el que debe enfocarse el diagnostico. Se dice que “la persona tiene un problema, pero, no es el problema” la sola forma de decirlo libera la mente del jugador, y éste, puede ver su problema desde otro punto de vista y genera la facilidad de solucionar de forma más rápida y permanente su dificultad. Ya que, la persona afectada por el juego no es tan culpable si se libera del estigma.