Supersticiones y juegos de azar

Las supersticiones son creencias de que hay objetos, gestos, palabras o rituales que tienen la capacidad de dar o quitar la buena suerte. Muchos se dejan llevar por la creencia de que existe la magia y que con ella es posible modificar el destino y ante situaciones preocupantes o ante el deseo fuerte de conseguir algo, surgen estas creencias populares que harán realidad el deseo. Todos, alguna vez, hemos cruzado los dedos tratando de atraer la buena suerte.

El casino es el lugar perfecto para observar a las personas poniendo en práctica su superstición favorita. El casino es el lugar al que todos queremos llevar a la buena suerte colgada de nuestro brazo. Allí se puede observar a los apostadores con sus amuletos a la mano, diciendo entre dientes un conjuro o repitiendo palabras y suplicando que la suerte sea su compañera del momento.

Los juegos de azar han estado siempre muy relacionados con las supersticiones, incluso en pleno siglo XXI siguen más vigentes que nunca. No existe una explicación lógica y aunque no se conoce el origen de dichas creencias, se transmiten de generación a generación.

La superstición es “una creencia que no tiene fundamento racional y que consiste en atribuir carácter mágico o sobrenatural a determinados sucesos o en pensar que determinados hechos proporcionan buena o mala suerte”.

Las vivencias personales, las manías de personas de nuestro entorno o las creencias populares van originando supersticiones que el vos a vos reafirma en la sociedad.

La visita al casino es el momento propicio para que las supersticiones se materialicen y aumenten la buena suerte y nos den la posibilidad de obtener ganancias económicas.

Entre las supersticiones más directamente relacionadas con los juegos de azar, encontramos:

Soplar los dados o las cartas:  se cree que este gesto nació cuando se jugaba en las calles. Se soplaba para quitar la tierra de los dados.

Cruzar los dedos: en cualquier momento de la vida, no sólo en los juegos de azar, es casi instintivo cruzar los dedos para atraer fortuna, éxito o suerte. No se sabe con certeza de dónde salió, pero, si es la más popular entre las supersticiones.

Tocar madera:  nace de la creencia de que los árboles albergan espíritus y que, al tocarlos, éstos alejaban el infortunio, las desgracias y atrae la buena suerte.

Tirar sal por encima del hombro: cuenta la historia que derramar sal hacía enojar a los espíritus y para calmarlos se debía tirar por encima del hombro izquierdo.

La suerte de principiante: es una creencia muy arraigada entre los jugadores que son nuevos en el juego, de que siempre van a ganar.

Y como éstos, hay muchos, muy conocidos como la pata de conejo, los agüeros del número 13, el trébol de 4 hojas, la herradura, cruzar las piernas; que no dejarán de estar presentes y ligadas a la vida de los casinos y que se pueden clasificar como rituales o costumbres positivas para atraer la fortuna y la buena suerte.

Es bueno resaltar que las supersticiones son sólo eso, supersticiones; que nada tienen que ver con la buena suerte, no obstante, para las personas que creen firmemente en ello, puede ayudarles en estas situaciones.